Estamos de vuelta en el punto de inicio de nuestro viaje, el aeropuerto de Delhi. Son las 11 de la manyana, y nuestro avion hacia Barcelona sale a las 2 de la manyana. Calculo rapido, 15 horas de espera!

Manel lo tiene claro. El no pisa Delhi, prefiere pasar las 15 horas en el aeropuerto. Yo si quiero ir a Delhi. Me ha quedado el gusanillo de darle una segunda oportunidad a la ciudad que hace un mes me echo de una patada en el culo, y me hizo jurar que no volveria. No puede ser tan mala, si la gente sale enamorada de ella.

Acompaño a Manel hasta la terminal, buscando algun lugar donde poder dejar las mochilas hasta la salida de nuestro avión y tambien algun lugar donde poderlo dejar a el, pero en la puerta se lleva uno de sus mayores disgustos, NO NOS DEJAN ENTRAR HASTA LAS 11 DE LA NOCHE!!! No le queda otro remedio, NOS VAMOS A DELHI!!

Como es normal en nuestro viaje, nos dejamos convencer por el primer taxista que se nos cruza, pero este nos hace una proposicion muy atractiva. Nos va a llevar durante 8 horas a visitar todos los monumentos mas importantes de la ciudad, y una vez finalize el tiempo, nos volvera a dejar en el aeropuerto, todo por 1200 rupias, 16 euros. Perfecto!

Primera parada: Qutab Mina. El minarete mas alto del mundo. Construido en el siglo XII por Qutb-ud-din-Aybak, hecho de ladrillos y marmol y con 72,5 metros de altura, es el mayor referente de la arquitectura de la epoca. En el esta enterrado su creador. Como curiosidad, contaros que existe una escultura de hierro del Siglo VI, sin ninguna belleza, pero que en sus 1600 anyos de existencia, no ha sufrido ningún tipo de corrosion.

Segunda parada: Lotus Temple, un templo modernista, centro de oración y meditación para todas las religiones del mundo. Tiene una sala central hecha de marmol, y en su interior no se permite hablar, ni hacer el mas minimo ruido, para evitar interrumpir a las personas que estan disfrutando del lugar.

Tercera parada: Humayum Tomb. Quiza el lugar mas cuidado y limpio de todos los visitados. Esta compuesto por varias edificaciones, la mayoria tumbas para sus creadores, que visten un jardin grande y muy cuidado, donde se respira tranquilidad y paz. El edificio central es la tumba del emperador Humayum, de la dinastia Mogol, hecho de arenisca y marmol.

Red Fort, Mahatma Gandhi Memorial e Indira Gandhi Memorial, estaban cerrados al publico.

La segunda oportunidad a la ciudad, ha sido gratificante. Esta claro que no es lo mismo hacerlo perdidos, como lo hicimos la primera vez, que guiados por un taxista local y solo caminando por las calles cercanas a los museos. Pero quiza esa tranquilidad, nos ha dejado ver la otra cara de Delhi, la que te puede aportar cosas, la que te deja el gusanillo dentro, la que te pide mas. Asi que con esta ultima sensacion partimos hacia Barcelona. Yo, en particular, si la vida me permite volver a pisar India, volvere a dejarme caer por Delhi, para una tercera oportunidad, que no dudo me dejara con sensaciones diferentes a las vividas hasta ahora.

El dia de la llegada del trekking y el dia posterior, nos los pasamos en Pokhara. Charlando, cenando, con unas birritas de recompensa, y sobretodo, descansando. Estuvo lloviendo todo el dia, asi que, como Carlos y Ariel ya habian salido para Kathmandu, el medico y el calvo, nos hicimos una sesion de peliculas en la habitacion, sin mover ni un dedo, como esta mandado.

Al dia siguiente, vuelta para Kathmandu. Despues de otro intento de estafa, no fructifero, por parte de los encargados del autobus (el chico que antes de subir me pidio 700 rupias por los 2, una vez hubo arrancado el autobus, me pidio 900, asi por la jeta. La situacion fue curiosa, por que, entre mis gritos y los suyos (debidos al volumen infrahumano de la pelicula de Boliwood, que proyectaban) y el poco ingles que dominaba, nos costo cerca de 10 minutos, zanjar el tema.

Por la carretera nos encontramos manifestaciones y accidentes, debidos al escepticismo del pueblo, sobre la gestión del nuevo gobierno Maoista (solo llevan 2 semanas, y ya crean dudas). Asi que tardamos 8 horas en recorrer 200 km. Durante el camino, que volví a pasar subido al tejado del autobus (me he enamorado de esa sensacion nueva al viajar), pude charlotear con mis compañeros de techo, y en todos se veia el enamoramiento absoluto que tienen por su pais. No hay rincon, ni montanya que no conozcan, y se les cae la baba explicandote los sitios que tienes que visitar para conocer Nepal.

Como anecdota del viaje, Manel, una vez tocamos tierra firme, se dio cuenta que se habia dejado la mochila con el pasaporte en el autobus y tuvo que correr como un poseso 200 metros para llegar a pararlo y poder recuperarla.

Estos dos ultimos dias, ya asentados en el hotel, hemos dedicado el dia a visitar Patan, uno de los distritos de la ciudad de Kathmandu, Pashupatinath y Boudanath.

En Patan, tienen una Durbar Square, como la de Kathmandu, dedicada a los dioses. Consta, mas o menos, de 15 a 20 templos, dedicados a Shiva, Vishnu, Brahma, Parvati, Sarasathi, Loksmi, Ganesha, y Kumar, y a algunas de sus respectivas, y no por ello menos importantes, millones de reencarnaciones. Durante todo el dia, nos ha acompanyado Grande, un amigo de Carlos, cuyo nombre viene dado por su pequenyo tamanyo. Grande, nacio en un pueblo en el Sur de Nepal, no consigo recordar el nombre, y hace 6 anyos se acerco a Kathmandu, con su padre, dos hermanos y una hermana, a probar suerte en la gran ciudad. Trabaja en una tienda de Pashminas, desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche, por un salario de 35 euros al mes. El dia de hoy ha sido muy especial para el, ya que era el primer dia en seis anyos que visitaba la ciudad. Hasta hoy, no habia salido de la tienda. Asi que, aunque nuestras ganas por visitar nuevos templos y Durbars Squares, estaba en un limite de minimos, no hemos sido capaces de negarle a Grande, su gran dia, pidiendo volver al hotel, aunque era lo unico que nos apetecia.

Antes de visitar Patan, nos ha invitado a comer a su casa otro amigo de Carlos, Hari, un musico Nepali que tiene una tienda con cientos de instrumentos hechos por el. Tiene varios que son de su invencion, y la verdad es que suenan muy, muy bien, con sonidos muy interesantes que imitan los sonidos de la naturaleza. Hari nos ha vuelto a demostrar, la amabilidad y la gratitud de la gente Nepali.

Al dia siguiente, nos volvieron a invitar a comer. Esta vez, la sobrina de Carlos, que nos presento a su familia, y con la que estuvimos charlando largo rato. Su marido,  tiene muchas ganas de conocer gente extranjera, para poder compartir con ellos impresiones y puntos de vista. Tiene unas ganas de saber, increibles.

Despues de comer, Pashupatinath, un templo enorme, cuyo mayor atractivo para un occidental, es que alli queman a los muertos, pero que tiene, tambien, un gran interes arquitectonico. Por el pasa el rio sagrado,, y la gente no duda en banyarse al lado de los difuntos, pues su creencia les asegura salud y prosperidad si tocan esas aguas. Aqui tambien viven todos los pobres (Bababbs) de Kathmandu, que no tienen dinero por que dedican todo su tiempo, a rezar a su dios. El gobierno los mantiene, dandoles de comer y ropa. El resto del templo esta cerrado a todo aquel no Hindu, asi que no os podemos explicar mucha mas cosa.

La ultima parada es Boudanath, la segunda estupa mas grande del mundo. Es una especie de plaza, con 4 espacios a diferentes niveles, que representan los cuatro elementos naturales. Los dos superiores son los sagrados, y mientras estan en ellos debes comportarte segun los dictados religiosos (ahora mismo estan cerrados al publico, por que los jovenes se abrazaban y besaban en ellos, y es un comportamiento indigno). Los dos espacios inferiores son para caminar, meditar, charlar o rezar. En el exterior de la plaza, puedes encontrar varios templos budhistas, ya que este tambien es un lugar de refugio para los tibetanos exhiliados de su pais. Mientras llovia a cantaros, noes hemos refugiado en uno de esos templos y hemos podido volver a disfrutar de la solemnidad y paz que desprende el momento de la oracion por parte de todos los monjes.

Ya de vuelta a Thamel, hemos conseguido el tan deseado descanso, mientras tomabamos te con Grande y su jefe.

Los tes del barrio los sirve Mukes, un ninyo de 12 anyos, al que la vida no ha regalado la posibilidad de serlo. Su padre murio hace un año, y el tiene la responsabilidad sobre sus hombros de llevar el dinero a casa, para su madre y su hermano pequenyo. Sirve tes durante todo el dia, por todo el barrio, por un sueldo de 10 euros al mes. Nunca le falta la sonrisa en la cara, siempre esta bromeando. La gente cuando habla de el, hablan de un ninyo muy inteligente, con mucho talento, con una memoria envidiable. Todo el mundo le quiere y mucha gente le da dinero para que pueda dejar de trabajar durante algunas horas, y poder ir al colegio. Pero la realidad es que no puede. No puede dejar de trabajar, por que, incluso con ayudas, el dinero no es suficiente para vivir.

Y no es el unico caso, asi viven millones de personas en esta ciudad, destinadas a malvivir, por la gestión corrupta de su gobierno, que les impide prosperar. Pensad que si Nepal, el segundo pais mas rico en agua del mundo, construyera el doble de centrales hidrologicas de las que posee ahora, podria abastecer energeticamente, a la mitad de Asia. Podria ser un pais prospero, que no solo malviviera del turismo.

Ultimo dia. Hoy nos despertamos al amanecer, para subirnos a la azotea del hotel y contemplar el amanecer, hoy por fin si, encima de Annapurna South, Annapurna I y Machhapuchre. Hacemos miles de fotos, buscando alguna que plasme lo bonito del momento, pero creo que ninguna estara a la altura, ruego me perdoneis.

El dia consta de un caminito facil de 3 horas, de vuelta al punto inicial, para coger el bus camino de Pokhara. Despues de varios dias caminando a una velocidad elevada, hoy nos lo tomamos como un paseo entre colegas y bajamos todo el rato hablando.

Al principio, he bajado hablando con Ariel sobre nuestros trabajos y perspectivas de futuro. Tiene un trabajo que le obliga a viajar bastante, y de Estados Unidos ha tenido que viajar hasta Honk Kong. Toda una experiencia.

El resto del camino lo paso hablando con Carlos, sobre religiones y con Rishi, sobre parejas y demas. No para de preguntarme como es la estructura de los matrimonios en Europa, y no para de reirse cuando le cuento lo desestructurada que esta. Para el todo lo que le cuento es ficcion, y no me para de repetir que todo eso, la religion en Nepal, no lo permite. Se lo pasa en grande, y yo me rio con el.

Llegamos exhaustos al bus, Manel y yo tenemos claro que estamos al limite de nuestras fuerzas y que es el dia perfecto para acabar los trekkings. Ha sido una experiencia increible que no olvidaremos nunca.

La vuelta, la hacemos en el techo del autobus. Es una perspectiva del viaje muy muy gratificante y relajante. El viento te da en la cara, no tienes obstaculos para tu vista y es una experiencia mas para nuestro curriculum. Solo nos arrepentimos de ir alli arriba en alguna curva, que nuestro conductor toma un poco fuerte. Hablando de nuestro conductor, se trata de un hombre de 71 anyos, que debe rondar los 30 kilos de peso. Preguntando por que no conduce otro, nos senyalan al segundo conductor, un chaval de 16 anyos, con un anyo de carnet. Mejor no pensar en eso.

Asi llegamos a Pokhara, en busca de una ducha y una cama, que nos devuelvan al estado de letargo abandonado todos estos dias de trekking.

Un beso a todos.

Hoy el dia es un paseito de 3 horas por una bajada bastante pronunciada. Vuelve a ser un paisaje de foto continua. Nos recreamos en el y no hablamos demasiado.

El final del dia se convierte en una pesadilla cuando empieza a llover. Los escalones se vuelven de un resbaladizo incontrolable y Manel y Ariel, planean varias veces sin llegar a caer. Al final, el dia acaba sin ningun percance.

Hoy el final de trayecto es Gandrukh. Un pueblo donde vive una de las etnias nepalis, que ha vivido menos la evolucion de la humanidad, los Gurung. Esta etnia habla su dialecto propio, y no habla apenas Nepali, ni mucho menos ingles. Visten y trabajan la tierra de forma tradicional, sin ayuda de maquinas y con utensilios que nosotros tachariamos de prehistoricos.

Visitamos su museo, que cuenta con un gran numero de objetos antiguos que explican como era la vida de la gente hace muchos anyos, y algunos como sigue siendo, en la actualidad.

Tambien visitamos su templo, budhista, donde encendemos unas velitas para que tod@s vosotr@s tengais suerte en vuestra vida.

El resto del dia lo pasamos en el hotel leyendo y hablando. Ha sido un dia bonito, donde mejor que las palabras lo muestran las fotos que os dejo.

Diana a las 4:45 de la manyana. Hoy empezamos subiendo a Punhill una colina de 3200m, desde donde podremos hacer infinitas fotos del amanecer sobre las montanyas y veremos con mas claridad las montanyas que vimos ayer desde el hotel y alguna mas extra.

Llegamos antes del alba y empezamos a ver como se dibujan en el cielo las siluetas de los gigantes que te dejan con la boca abierta. Todas las cimas estan a mas de 4000m por encima nuestro.

Se empieza a aclarar minimamente el cielo y empezamos a intuir el contraste de colores. El blanco de la nieve, el gris de la piedra, el verde de las colinas por debajo de ellas. Es increible.

5 minutos antes del amanecer, y como es normal en esta epoca del anyo, se nos come literalmente una nube y pasamos de unas vistas, que a mi, personalmente, me arrastran a otro mundo, a no ver un carajo. La nada.

Frustrados, tristes y congelados, despues de una espera nada fructifera, bajamos al hotel a desayunar. Tenemos que subir una segunda colina de 3300m (la cota mas alta de este trekking), desde la que tendremos una segunda oportunidad de ver la vista que la nube nos privo antes.

La subida es dura, de una hora, pero subimos rapido por que queremos volver a ver la vista que antes nos ha dejado absortos.

Nada. La nube anterior ha desaparecido pero en su lugar otras han tapado las montanyas de manera individual. Nos vamos sin ver nada. Volveremos.

Lejos de entristecerme, paso un dia realmente alegre. He podido ver un casi amanecer en uno de los sitios mas impresionantes en los que he estado en mi vida. Voy unos metros por detras de Carlos y Manel por que me miran mal cuando les canto Rocio Jurado o los Chichos 🙂

El camino es una bajada pronunciada siguiendo el rio, donde cada 20 metros nace una cascada. Cada paso es una foto. El bosque es profundo y rara vez vemos el sol.

Dura 2 horas y media, acabando como no, en otra subida de 40 minutos, por escaleras altisimas que nos hace realmente danyo, pero que nos deja en el hotel.

Pasamos la tarde con Ariel, un chaval de Madrid, con Natalie de Canada y con Kathi de Alemania. Carlos me pone como deberes escribir el nombre de ellos en Nepali, y me sale perfecto!! jejeje, que crack. Hablando, hablando quedamos que Ariel y Risi, su guia, se nos uniran manyana. Las chicas siguen otro camino.

Manyana seremos 5. Os cuento.

Hoy es la etapa reina. Carlos nos lo advierte, hoy paciencia. Desayunamos fuerte.

Nada mas empezar, MAS DE 3000 ESCALONES!!!! Sin descanso. Como podeis imaginar, aqui los escalones no son como los de la escalera de casa. Aqui cada uno es de un tamanyo, profundidad, altura e inclinacion diferentes, con lo que cada pisada es distinta. No hay ritmo que marcarte, como dijo Carlos, solo paciencia.

Nos recomienda subir haciendo eses y respirando por la nariz. Cuesta, pero despues de dos paraditas de 10 segundos para beber y dos horas de subida, lo conseguimos. Ya esta hecho!

Mentira. Nos espera un hora y media mas donde subimos mas de 2000 escalones mas. Eso si, en diferentes tramos de 10, 15, 5, 20, 100 escalones cada uno.

En lo que se supone que es arriba, paramos a comer. Estamos bastante maltrechos. Nos queda una hora y media mas de un camino exigente hasta Ghorepani. No paramos de beber agua por que aqui sudas lo insudable. Pierdes liquido a chorros.

Una vez en Ghorepani, nos llevamos la sorpresa. Estamos en Ghorepani de Abajo y tenemos que ir al de Arriba. 20 minutos mas de escalones!!!

Lo primero que hacemos al llegar al hotel es pegarnos una ducha de agua caliente, larga y sentida. Hemos vencido un desnivel de 1340m con mas de 5000 escalones. El resto del dia lo matamos jugando al ajedrez y aprendiendo Nepali (ya se escribir palabras castellanas en Sancrito y mantener una minima conversacion de ascensor).

Las vistas desde el hotel son espectaculares. De derecha a izquierda podemos ver el Machapuchre (Cola de Pescado, Annapurna South 7219m, Nilgiri m, Tukuche Peak y el majestuoso y colosal Daulaghiri 8167m. Machapuchre y Nilgiri son montanyas sagradas y el gobierno no permite escalarlas.

La vista dura poco por que entran en juego las nubes y lo esconden todo.

Hoy tambien ve la luz una de mis incognitas sobre el Himalaya. Por que todo el mundo habla del Everest y el K2 y nadie habla del resto de 8000? Yo pensaba, ingenuamente, que era porque eran montanyas faciles de escalar para profesionales y que muchos las escalan. Nada mas lejos de la realidad, se pueden contar con los dedos la gente que las ha escalado y son incontables los que han fracasado. Son montanyas muy peligrosas. Segun Carlos, entre los sherpas se dice que el Everest es el mas facil.

Hablando de esto, le pregunto cual es la montanya mas alta que ha subido (6500m con 35 kilos en la espalda, en el curso de guia del gobierno) y por que no ha subido mas alto. La respuesta me encanta, he muestra bastante la mentalidad Nepali. Me dice que a partir de 6500m te arriesgas a morir, y que es tonteria morir asi.

Y los occidentales sonyando con cumbres altas y cimas imposibles…

Nos levantamos a las 6 de la manyana para coger un autobus desde Pokhara hasta Nayapul, punto de partida  de un trekking que nos llevara por varios pueblos del Annapurna Range. En ellos podremos conocer alguna de las 64 etnias existentes en Nepal.

El autobus tarda 2 horas y media en recorrer los 45 kilometros que separan los dos puntos. Por el camino podemos observar los primeros indicios del paisaje que nos encontraremos. Si en India os explicabamos que tenias que caminar mucho para poder algo verde, aqui tienes que fijar mucho la vista en el paisaje para ver algo no-verde. El monzon casi ha pasado y ha dejado una vegetacion frondosa y hermosa que abarca cualquier punto al alcance de nuestra vista.

Llegamos a Nayapul a las 9 y media, y se da el pistoletazo de salida al trekking. Los primeros pasos son cruzando Nayapul y Bithetanti. La gente no nos hace mucho caso por que esto es punto de partida de varios trekkings y el turista es el pan suyo de cada dia. En Birethanti tenemos que ensenyar el permiso obligatorio que hemos tenido que sacar con anterioridad, para poder caminar por esta zona. Ningun problema a pesar que en mi permiso pone que soy albanes… ?

Carlos nos comenta que hoy el dia es llano, que no hay dificultad, pero vencemos 500m de desnivel para arriba. Preguntandole por esto, nos comenta que en Nepal no hay llanos, que aqui todo es “un poquito parriba, un poquito pabajo”. La verda es que el camino no es muy duro pero es bastante exigente para ser el primer dia.

A mitad de camino, nos cruzamos con un funeral. La gente baja hacia el rio Modi, cargando el cuerpo envuelto en sabanas, donde le prenderan fuego, como manda la tradicion aqui. Despues del cuerpo, pasan todos los habitantes del pueblo del difunto. Cada familia lleva lenya que depositara en la pira funeraria como senyal de respeto. Los hijos varones deberan vestir de riguroso blanco, durante dos anyos, como senyal de luto. El hijo mayor sera el encargado de dar fuego. Debera dar 3 vueltas a la pira y despues prender las ramas depositadas en la boca del difunto, que es por donde empieza a arder.

Media hora despues, nos cruzamos con mujeres mayores que se quedan en el pueblo, encargadas de quemar todas las pertenencias del muerto. Su cama, sus sabanas, su ropa…

4 horas despues del inicio, llegamos a Tikhedhunga, un pequenyo pueblito a 1540m de altura. Comemos, y como en todo trekking que se tercie, buscamos la manera de matar el tiempo el resto del dia. Carlos nos descubre el Cramber, un juego entre las chapas y el billar, que consiste en, empujando una pieza redonda mayor que el resto, a golpe de dedo, meter el resto de fichas en los agujeros que hay en las 4 esquinas del tablero. Es un poco mas complicado, pero resumiendo, eso.

Pasamos asi 4 o 5 horas intentando ganar (imposible) a Carlos. Al cabo de un rato se nos unio la hija de los duenyos del hotel. La ninya, con un temperamento brutal, hace equipo con Manel y le obliga a tirar donde ella dice. Nos reimos muchisimo.

Y asi acaba el primer dia de trekking, a las 11 de la noche, hartos de Cramber.